Radioaficionados, más que un hobby

Un artículo original de José Antonio Méndez (EA9CD).

Whatssap, Facebook, Twitter, las nuevas tecnologías han entrado de lleno en nuestra sociedad: los smartphones, las tablets, los portátiles… Todo esto es la nueva sociedad de la información pero ¿qué ocurriría si no pudiéramos conectarnos a internet o no pudiésemos hablar con los nuestros en un momento como lo vivido en Filipinas con el tifón Yolanda? Estas tecnologías, cada vez más modernas y complicadas, que conllevan un alto riesgo: su debilidad antes situaciones adversas.
Ante catástrofes naturales todos los sistemas de telecomunicaciones (móviles, telefonía fija, telefonía IP) caen y no se pueden garantizar las comunicaciones en esos momentos. Podéis pensar que es exagerado, ¿no? Yo siempre pongo el mismo ejemplo: intenten mandar un mensaje o utilizar el teléfono móvil el 31 de diciembre a las 12 de la noche. Pues apliquen eso a una situación de un terremoto como el vivido en Filipinas.
Y aquí entran los radioaficionados, esos “locos de las antenas y radios”, como muchas personas nos identifican.

Todos los radioaficionados deben pasar unas prueba de examen teórico que realiza la Jefatura de Telecomunicaciones para poder instalar un equipo en nuestro hogar o nuestro coche.

Hace poco hemos sufrido el mayor tifón registrado en la Tierra, el Yolanda, que se desató en la zona de Asia. La peor parte se lo ha llevado Filipinas con más de 10.000 muertos y alrededor de 9,5 millones de afectados y allí los radioaficionados de la zona han estado realizando una gran labor humanitaria. Transcribo la siguiente informacion enviada por Associated Press:

No hay electricidad en la mayoría de la zona y los teléfonos móviles han dejado de funcionar porque las estaciones bases están sin suministro eléctrico. Las únicas comunicaciones se están realizando a través de la radio. Y en esto, como siempre, los radioaficionados están realizando una encomiable labor, prestando asistencia en las tareas de evacuación y de difusión de informaciones relacionadas con la tragedia. Tambén han recibido el encargo del Gobierno filipino de ayudar a las familias en poner en contacto a sus miembros, ya que muchos no tienen noticias si están vivos o han desaparecidos.

El diario Saipan Tribune informa de que el Amateur Radio Club MDX, que es el radioclub de Filipinas, mantiene las 24 horas del día un equipo de operadores en las que los contactos se producen desde la zona de Saipan hasta Visayas, donde las familias mantienen diariamente contacto. Se recuerda desde este radio club que por el momento la única forma de estar en contacto es a través de la radio hasta que en unas semanas se restablezca el servicio de telefonía fija y móvil.
Quiero expresar en nombre de los que formamos esta gran familia, que cada día nos sentimos más orgullo de ser radioaficionados, porque en lo bueno y en lo malo siempre estamos ahí para ayudar a los demás y ejemplos tenemos muchos: el tsunami de Indonesia de 2004, los terremotos de Haití y Chile de 2010… Ahí siempre están los radioaficionados dando ejemplo de humanidad y solidaridad.
Desde aquí mi pequeño homenaje.
Saludos, 73 (saludo con que finalizan los radioaficionados sus comunicaciones)

La Cebuano Amateur Radio League envió un equipo de cinco personas a San Remegio y a la isla Bantayan. Allí montaron una estación para establecer un enlace vital de  comunicaciones. [Foto: Matthew Mark Manukil]

La Cebuano Amateur Radio League envió un equipo de cinco personas a San Remegio y a la isla Bantayan. Allí montaron una estación para establecer un enlace vital de comunicaciones. (Foto: Matthew Mark Manukil)

2 comentarios sobre “Radioaficionados, más que un hobby

  1. MIGUEÑ, CREO QUE DEBERIAS MANDARLE ESTE ARTICULO A EA7HOH, PARA SU PUBLICACIÓN EN NUESTRA PÁGINA.Un abrazo Antonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *